amatorio-entrevista

Amatorio: todos los matices del amor

Entrevista con Fernanda Macedo e Irene Delgado

 

irene-fernanda

Planear una exposición plástica “al alimón” implica una dialéctica artística que no siempre es fácil. Lo saben Fernanda Macedo e Irene Delgado quienes afortunadamente han logrado trabajar en armonía a partir de un tema que, de suyo, es apasionante. “Amatorio” da título a la exposición integrada por una veintena de obras de distintos formatos y técnicas. Se inaugurará el 11 de septiembre del presente año en punto de las ocho de la noche en el Museo Universitario “Fernando del Paso” que se localiza en el centro de la ciudad de Colima. En dicho recinto cultural, las jóvenes artistas charlaron para Hoy lo leo, lo que resultó un intercambio de visiones en torno a la creación artística en estos tiempos turbulentos y por supuesto sobre el arte de amar-pintar.

Fernanda Macedo cursó estudios en la Escuela de Artes Visuales de la Universidad de Colima. Actualmente estudia la licenciatura en Filosofía en la Universidad de Guadalajara. Su inclinación por el mundo de las artes inició a muy temprana edad. Su talento lo ha cultivado en la academia y fuera de ella. Los artistas Waldo Saavedra y Javier Fernández han sido figuras importantes en su formación artística. En 2013 participó en el Festival Internacional de Spinnerei en Leipzig, Alemania.

Fernanda, apasionada por el arte, reflejo de su personalidad creativa, nos dice al respecto de esta exposición: “Estamos conscientes de que nos queda muchísimo camino por recorrer pero a comparación de la última exposición que tuvimos, siento que hemos avanzado en el sentido de que fue bien planeado todo, nos sentamos a investigar, a poner ideas. En este sentido, el proceso sí estuvo un poco más maduro. Nos contamos lo que cada una quería, investigamos en torno al tema. Fue difícil al principio. A estas alturas ha fluido bastante bien. Estamos satisfechas”.

Irene Delgado egresó de la licenciatura en Artes Visuales de la Universidad de Colima. Ha participado en exposiciones colectivas e individuales. En diciembre de 2014 se inauguró su última exposición individual, “Cromos Onírico”. Irene Delgado se ha caracterizado por trabajar con elementos no convencionales dentro del arte abstracto. Ha recibido menciones honoríficas en importantes bienales como la Bienal de Pintura “Gonzalo Villa Chávez”. Sobre lo que plasmó en “Amatorio” nos dice: “¿Cómo voy a hacer algo tan cursi en esta expo? pensé, pero luego dije “me vale”. Comencé a crear con aquello relacionado con las mieles del amor; las mariposas, aquellas cosas con las que una se proyecta. Así fue como fluyó la cosa. En este caso que estamos trabajando juntas, hemos aprendido una de la otra. Eso es lo que me gusta”.

¿Por qué el nombre “Amatorio”?
F: Tomamos el nombre de “Amatorio” que significa la intensa atracción sexual junto con la emocional. Buscando referencias, encontramos que para la psicología, hay varios tipos, ludus, storge y eros. Lo primero trata del juego, el storge es el amor compañero, yo por ejemplo, me identifico mucho con ese; se busca la amistad, el compañerismo. El eros es mucha pasión física, pasión emocional, hasta cierto punto idealizado. Nosotras elegimos “Amatorio” por todo lo que implican estas definiciones. ¿Por qué? Nosotras hacemos arte abstracto que todo lo plasma a través del color, textura, no se basa en un sujeto. Nuestra intención es que cada una plasmó su sentir partiendo de estas clasificaciones; en mi caso, el compañerismo, arranques que tienen que ver con mis hormonas, todo eso lo expresé en color. Mis cuadros están basados en meras emociones de momentos con mi pareja, con mi familia. Porque el amor no sólo tiene que ver con la pareja.
I: Mis pinturas están basadas en el amor, por eso recurrí a elementos como las mariposas, los pétalos de rosas, las estrellas, el universo… es algo muy cursi. Son colores más claros que los de Fernanda. Tomamos estos dos temas: el sexo y el amor. Me fui por el lado más sutil. Además estamos haciendo una obra de gran formato donde vamos a unir lo que las dos queremos expresar.

¿Cómo esperan que sea recibida la exposición?
F: El objetivo de “Amatorio” en conjunto, es que el espectador llegue y con un fragmento de un texto que nos guste, de un poema, pueda identificarse con la pieza, en función de lo que nosotras representamos con colores y texturas. Algunos se identificarán más con Irene, otros conmigo. Esto se pretende que sea el resultado de la exposición, proyecto que se planteó más o menos desde febrero y esperamos que les agrade. La exposición estará tres meses en el museo.

Dar cabida a otro arte, me parece que acompaña al espectador en el proceso de interactuar con la obra, ¿pueden adelantar algo?, ¿qué textos les han inspirado?
I: Mis pinturas están inspiradas en música, en el ritmo, en esa musiquita amorosa. Los fragmentos de poemas aún no los he seleccionado, estoy en esa búsqueda.
F: A las dos nos encanta la onda de la poesía, de la música sobre todo y la música es una forma de poesía. Tengo por ahí mi libretita de noche, pienso poner textos de mi autoría. Este proceso creativo lo he ido acompañando tal vez inconscientemente de… uno es medio intenso, ¿verdad? Y de repente me levantaba a medianoche y escribía conforme me sentía, del día a día. Todo lo vomitaba en mi libretita de noche. Acompañaré cada obra con un fragmento, alguna frase, esperamos que les llame la atención.

¿Por qué hablar del amor en estos tiempos?
I: Porque probablemente lo estoy viviendo ahora, intensamente. Si no lo estuviera experimentando no creo que estuviera haciendo esta exposición.
F: Pienso que el amor es un tema que nunca va a pasar de moda, se puede manifestar de distintas formas, tal vez los ideales cambien pero siempre se va hablar del amor porque es algo que nos identifica a todos como personas, es un sentimiento universal, cada quien lo vive de diferente manera, es algo inherente a uno. El objetivo no es hablar de lo que es el amor, eso es bastante complicado. Nosotras como artistas, lo estamos expresando tal cual lo sentimos. La intención es que tú llegues, te pares y frente a la obra pienses “yo también lo he sentido”. Hablar de amor ahora, por más posmoderno que esté el asunto… el amor es el amor. Dijeran los beatles “all you need is love”.

Exposición “Amatorio”. Viernes 11 de septiembre de 2015, en el Museo Universitario “Fernando del Paso” en punto de las 8:00 pm. Participará el grupo musical “Rubato”.

leoymigue

Miguel Ángel y Leonardo en el Palacio de Bellas Artes

leomiguel

 

Mucho ruido pocas nueces

EXHIBICIÓN DE LA OBRA MIGUEL ÁNGEL Y LEONARDO DA VINCI EN EL PALACIO DE BELLAS ARTES.

Los intercambios culturales son efectivos cuando podemos observar en nuestra ciudad o país, piezas artísticas de autores extranjeros, artistas conocidos por las masas o sólo por el público especializado. Por ejemplo “La Mona Lisa” cuyo nombre original es “La Gioconda”, es una pintura muy reconocida que, aunque quizá se ignore el nombre de su creador, Leonardo Da Vinci, es una imagen bien posicionada en la memoria popular. De estos préstamos o intercambios culturales entre México e Italia, tenemos la visita de dos maestros. Yo vivo en Colima y las noticias de la muestra llegaron a mí por la televisión y redes sociales, mi primer pensamiento fue “por mitad de precio voy a ver a Miguel Angel y Leonardo Da Vinci, ya que nunca he podido viajar a Italia”. Bocetos originales, pinturas y copias de esculturas de Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci, —artistas Italianos del renacimiento, siglo XIV— se exhibieron en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. Nada parecía mas apropiado para estos artistas que el majestuoso y lujoso palacio.

Sin embargo, pese a la coordinación de años, las negociaciones con el otro país, los seguros de la obra, publicidad, etc. un total de seis millones de pesos, (presupuesto del erario publico) que bien vale la pena cuando a dos semanas de apertura se contabilizaron 30 mil visitas, a razón de $47 pesos, menos los descuentos, entrada libre a maestros y estudiantes, y tomando en cuenta que la exposición más grande en Latinoamérica contó con ochocientas mil visitas, escena totalmente prometedora. A salvo de todo este panorama, vivimos un penoso calvario para ver las obras: estar de pie en dos filas; la primera para obtener el boleto, 40 u 80 minutos bajo el sol. La lentitud se debió a las dos insuficientes taquillas. La segunda fila frente a las escaleras era para entrar a la salas. Por otra parte, el mármol de colores asemejaba una carnicería, el mármol rojo con vetas blancas parecía un filete cubriendo el lobby del recinto.

La tercera forma de adquirir boleto era por medio de “ticket master” con un costo de $77 pesos, entrar no era sencillo, menos para los que vivimos lejos. Adentro, el personal estresado nos repliega hacia la pared 15 minutos más. Subimos con distintas expectativas, yo sabía que gran parte de las obras escultóricas serían copias del original; los italianos a diferencia de los mexicanos, atesoran sus piezas, cual debe de ser, aun así los espectadores devoran las esculturas, escuchan con atención la explicación sobre “La Piedad” de Miguel Ángel, en mármol de Carrara.

Yo prefiero a Da Vinci, sus inventos, sus bocetos de rostros jóvenes y viejos, simples bocetos que nos dejan admirar su conocimiento de anatomía. La pieza extraordinaria: “El código del vuelo”, esa libreta de apuntes donde estudia a las aves, sus alas, su estructura que les permite deslizarse sobre el viento. Un maestro de maestros, un científico, un ingeniero evolucionado para su tiempo.

No recuerdo en qué estación del metro me percaté con asombro que el cartel de la exhibición fue ilustrado con 40 o 45 imágenes de “La Mona Lisa”, a un costado se leía: “Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México”. Siento pena por los visitantes que fueron plantados por la famosísima dama. El arte es una voz y su tópicos son libres, lamentablemente las voces famosas terminan como diálogos exclusivos, en manos de sujetos que poco piensan en la democracia. Creo que hay que repensar los eventos en razón del objetivo primordial: los públicos, una de las tres misiones de los museos es la educación. Las exposiciones mediática que se convierten en números negros con muchos ceros, son la gloria del director, como fuente de este paraíso que escurre hacia abajo, terminan en experiencia desagradable de poco aprendizaje para el objetivo de las exhibiciones que son los públicos.

leoymigue