simbadelmarino

La escritora marroquí Fatima Mernissi, reconocida por sus ensayos analíticos sobre el rol de la mujer dentro de la sociedad y la cultura islámica, arroja una analogía dentro del discurso de la globalización económica para señalar la existencia de dos símbolos que podrían ejemplificar e incluso dirigir las relaciones culturales y el comercio internacional. De esta forma Simbad, el marino es enfrentado metafóricamente con  el Cowboy. 

En las Mil y una noches, Simbad viaja a China en un barco de papel pensando que al contactar al extranjero podrá hacer fortuna. Sin embargo, su riqueza consiste en la comunicación, el idioma nuevo, el entendimiento de la cultura de aquellos que piensan diferente y por supuesto el comercio e intercambio de productos. Simbad a diferencia del Cowboy no viaja para destruir al enemigo sino para difundir su cultura y de esta forma crear vínculos de respeto y responsabilidad mutua.  En el otro extremo cultural, el Cowboy es territorial, crea fronteras e interpreta a todo aquel que queda afuera como un enemigo que debe ser eliminado. Los otros, para el Cowboy, jamás son necesarios.

Las analogías son herramientas lingüísticas que nos permiten la comunicación y el entendimiento del mundo mediante la comparación. Fatima Mernissi hace uso de Simbad no sólo para desentrañar una vieja historia sino más bien para sumar la voz islámica al dialogo de las relaciones internacionales, y más allá de todo ejemplificar cómo una visión diferente puede detener las armas del Cowboy.

Se recomienda la lectura de  El miedo a la modernidad: islam y democracia de Fatima Mernissi, y  Las Mil y una noches.

Cowboy