El pasado martes tuve la oportunidad de ir a la graduación de Maestría de mi esposo por la Universidad de Alberta. Lo mejor del evento, además del orgullo y satisfacción de ver un meta cumplida, fue escuchar el discurso de quien recibiera el Grado Honorario por dicha Universidad.

El galardornado fue el Dr. James Jude Orbinski, ganador del premio Nobel de  la Paz en 1999, quien es reconocido mundialmente por su labor humanitaria en África “Doctores sin fronteras”, así como  defensor de los derechos humanos en Canadá e internacionalmente.

Su discurso a diferencia de los tradicionales que motivan a los graduados a conquistar al mundo, teniendo el cielo como límite, fue un discurso realista y crudo pero a la vez lleno de esperanza. La tragedia humana de enfermedad, miseria y crisis que le han tocado vivir por decisión propia y con el fin de dar ayuda a los mas necesitados se refleja en su visión del mundo. Exhortó a los graduados  a cultivar 3 valores con la misma disciplina que usaron para obtener el dominio del conocimiento: Compasión, sabiduría y coraje. El futuro es incierto e impredecible, dijo, pero éstos valores nos ayudarán a mantenernos en el camino correcto.

Orbinski compartió la historia de una persona a la que consideraba su heroína: Hannah Arendt, filósofa judío-americana quien escapó la Alemania Nazi a principios de 1930.  Orbinski leyó un extracto del libro que que ella escribió mientras cubría el juicio de Adolf Eichman, criminal de guerra nazi. Su pensamiento acerca de nuestras responsabilidades personales,  que incluyen la tarea de escuchar a otros dentro de un “proceso de diálogo que respete a dignidad del otro”. Su evaluación de Eichman, a quien describe como una persona  ordinaria, y sus actos  aunque monstruosos, emanaban principalmente de un un defecto de carácter importante: la irreflexión o la imposibilidad de examinar críticamente las ideas y acciones con cualquier pensamiento hacia sus consecuencias.

“Irreflexión. La ausencia de razonamiento en nuestra vida diaria donde difícilmente tenemos tiempo, y mucho menos la inclinación de detenerse y pensar. La ausencia del razonamiento no es estupidez. Se puede encontrar en personas muy inteligentes”.

Me llamo la atención en particular ésta frase debido a la importancia de tener razonamiento en todos nuestros actos, se pueden cometer atrocidades aún con el consentimiento  de la sociedad sólo por no razonar lo que pasa a nuestro alrededor.  Es preocupante porque la educación en México no es impartida para tener actitud crítica, estamos programados para aceptar nuestra realidad y repartir culpas de nuestra situación sin hacer nada para que cambie al respecto.  En mi opinión, tener educación no es solo saber leer, escribir, graduarse, colgar un título en la pared y ejercer cualquiera que sea nuestra profesión. Para mi tener y ejercer la educación, es cuestionar todo, razonar porque hacemos las cosas de tal o cual forma, que podemos hacer para mejorar como personas, como profesionistas, y como ciudadanos. También ese cuestionamiento encausarlo a la gente que elegimos a que nos gobierne, exigir nuestros derechos, protestar en contra de las injusticias, dejar la apatía y demandar una sociedad mas equitativa.

En general a los gobiernos antidemocráticos no les conviene una sociedad crítica, para así poder manipular, acarrear, utilizar a la gente ignorante para fines electorales y después olvidarlos durante su  mandato. En el México independiente durante los 70 años gobernados por el PRI se implementó una estructura para mantener a la gente controlada por medio de la ignorancia, represión y a través de los medios de comunicación. México es un país que no lee, que no sabe de historia pero somos expertos en novelas, en vivir al día, en ser felices ignorando nuestros problemas. Aunque podría ser considerado una virtud el ser felices a pesar de nuestras miserias, en realidad han creado una sociedad adormecida, realizados al vivir vicariamente a través de las novelas cuando la chica pobre se casa con su príncipe, que los buenos son los ricos con cara bonita y al final los malos siempre reciben su merecido, a aceptar que ya traemos la herencia de los criminales que nos conquistaron, que somos el patio trasero de Estados Unidos y que todos los políticos son corruptos y cualquiera que llegue al poder nos va a joder.  Ay de aquel que se atreva a alzar la voz, hemos sido entrenados y programados a descalificar al que disiente, al que exige, al que reclama, a ése es el que tachamos de loco y violento.

Y cuando por fin la gente despertó de su letargo y no hubo fraude, llegó el fiasco panista. 12 años de estancamiento en materia educativa. Aprovechándose de la estructura creada por el PRI, siguieron con el mismo sistema de control, a través del miedo, ignorancia  y de los medios especialmente la televisión. No es coincidencia que durante el periodo de Josefina Vázquez en la SEP se eliminó la materia de filosofía en bachillerato. No hay un sistema pedagógico que incluya la lectura, que nos enseñe historia universal, economía, literatura, etc, pero de manera analítica y crítica. Solo tenemos que memorizar, repetir y aceptar. La educación no es un dogma de fé. El conocimiento esta en constante evolución, nunca debemos dejar de investigar, analizar, criticar y proponer.

Analizando a grandes rasgos las propuestas de educación de Pena Nieto y de Lopez Obrador son completamente opuestas. La del primero es una carta a Santa a Clos, les daremos útiles gratis, laptops, desayunos, seguro, mejores escuelas, y la lista sigue.  Para Lopez Obrador la clave esta  en transformar de fondo el sistema educativo mexicano, empezando por el modelo pedagógico. Hay que enseñar a nuestros estudiantes a pensar no a memorizar sin entender. Si le das a escoger a la gente tal vez la mayoría le parezca mejor propuesta la de Peña Nieto, porque es algo tangible, a corto plazo y sin mayor esfuerzo. La de López Obrador es a largo plazo, es enseñarles a pescar para toda su vida, en lugar de recibir migajas cada 6 años. Por eso la importancia de hacer conciencia, qué quiero para mí, para mi familia, para mi país. Decidir si queremos una sociedad despierta y educada, donde realmente exista la democracia o seguimos dormidos mientras siguen saqueando, matando y acabándose nuestro país. Tú decides!

Aquí encontrarán las propuestas a grandes rasgos, por si quieren analizarlas y razonarlas.
http://gruporeforma.elnorte.com/libre/offlines/mty/decidetuvoto/preguntas.asp