Un clérigo musulmán condenó a muerte por lapidación a Amina, una joven tunecina de 19 años que se atrevió a difundir en Facebook una fotografía con los senos desnudos con una frase en árabe en la que abogaba por los derechos de la mujer.

La frase en árabe dice “mi cuerpo es mío y de nadie más”.

El movimiento feminista Femen llamó a las mujeres a utilizar su cuerpo como fondo de sus carteles de protesta y apoyo para Amina.